ENERO

¡Buenos días!

Hoy es un bonito día por dos motivos, es el Día Mundial Contra el Cáncer y casualmente, ¡también mi cumpleaños!

Como recordareis, el mes pasado estuvimos probando los RNAs de interferencia (shRNAs) que diseñamos para inhibir nuestro gen candidato. Afortunadamente cinco de ellos mostraron una inhibición del gen de interés superior al 80%. Es decir, sabemos que las herramientas que estamos utilizando funcionan, y que cuando infectamos las células con los virus que portan nuestro RNA de interferencia logramos inhibir la expresión del oncogén.

El siguiente paso lógico será ver el efecto que la inhibición de ese oncogén produce en las células tumorales KRAS mutadas.

Comenzamos trabajando con una línea celular KRAS mutante (H358) representativa de éste tipo de tumores para inhibir nuestro oncogén candidato y observar el efecto que produce en la viabilidad de éstas células tumorales.

En una placa de pocillos “sembraremos” las células, y añadiremos a unos pocillos:
 

  1. Virus que cuando infectan las células no inhiben nada (Grupo Control –H358 GFPsh-).
  2. Virus que cuando infectan las células inhiben nuestro oncogén (RNA de interferencia #1 H358 XXXX sh1).
  3. Virus que cuando infectan las células inhiben nuestro oncogén (RNA de interferencia #2 H358 XXXX sh2).
     

Al primer día tras “sembrar las placas” lo llamaremos día 0 y será nuestro dato con el que comparar el efecto que vemos los días posteriores (en el día 0 aún no hay efecto de inhibición y la viabilidad de las células sigue siendo del 100%).

Recogemos datos a día 3, día 4, día 5 y día 6. Lo lógico sería pensar que, si nuestro gen candidato es clave para la proliferación tumoral, la inhibición del mismo producirá una reducción de la viabilidad de esas células tumorales.

Como veréis a continuación, los primeros resultados que hemos obtenido han sido enormemente satisfactorios. Se puede observar como a día 0 tanto las células donde se ha inhibido nuestro gen candidato (sh1 y sh2) y las células control ( GFPsh) tienen una misma viabilidad y proliferación, pero a medida que avanza la semana, las inhibidas sufren un fuerte impacto en su tasa de viabilidad, reduciéndose en más de un 60% (sh1) y 50% (sh2) la proliferación de las células tumorales.

Los siguientes meses, tendremos que corroborar que ésta tendencia se observa en otras líneas celulares de la misma naturaleza. Además, tendremos que determinar que lo que aquí observamos, no ocurre en células de tejido sano y tumores que no son KRAS mutados (eso significaría que nuestro gen candidato XXXX es específico de la oncogénesis dirigida por KRAS).

¡Un saludo!

Gráfica